Este 26 de marzo se realizará la vigilia de oración por los misioneros mártires

El próximo martes 26 de marzo a las 18.30 horas Basílica de San Bartolomé en la Isla Tiberina, de Roma, Santuario de los “Nuevos Mártires y Testigos de la Fe” de los siglos XX y XXI, se celebrará una solemne “Vigilia de oración en memoria de aquellos que en los últimos años han dado su vida por la causa del Reino de Dios”, que será presidida por el cardenal Kevin Joseph Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.

El próximo 24 de marzo se celebrará la trigésima segunda Jornada de oración y ayuno en memoria de los misioneros mártires, promovida por Missio, órgano pastoral de la Conferencia Episcopal Italiana. Con esta ocasión, el martes 26 de marzo, a las 18.30 horas, en la Basílica de San Bartolomé en la Isla Tiberina, Santuario de los “Nuevos Mártires y Testigos de la Fe” de los siglos XX y XXI, se celebrará una solemne “Vigilia de oración en memoria de aquellos que en los últimos años han dado su vida por la causa del Reino de Dios.” El cardenal Kevin Joseph Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, presidirá y comentará el Evangelio que la vida y la muerte de estas mujeres y hombres representan para los cristianos y para el mundo.

Un don para la Iglesia de Roma

Se evocarán los nombres y las historias de religiosos, religiosas, laicos y pastores: los misioneros inscritos por la agencia Fides y, además de ellos, también ortodoxos, anglicanos y evangélicos en ese ecumenismo de sangre al que se refiere repetidamente el Papa Francisco. “Recordar a estos testigos de fe y orar en este lugar – fueron sus palabras con motivo de su visita en abril de 2017 – es un gran regalo. Es un regalo para la Comunidad de San Egidio, para la Iglesia en Roma, para todas las comunidades cristianas de esta ciudad, y para muchos peregrinos. El legado vivo de los mártires nos da hoy paz y unidad. Nos enseñan que, con la fuerza del amor, con mansedumbre, podemos luchar contra la soberbia, la violencia, la guerra y con paciencia la paz se consigue”.

Caminando por los caminos de la fe y la caridad

“La presencia de representantes de las Iglesias y de las comunidades cristianas junto con los hijos e hijas de la Iglesia de Roma explicará la esperanza de la que son portadores, en los diferentes continentes y contextos históricos”, observa monseñor Marco Gnavi, jefe de la Oficina para el ecumenismo, el diálogo interreligioso y los nuevos cultos de la diócesis de Roma. En los últimos meses el Santuario se ha enriquecido con los recuerdos de Sor María de Coppi, hermana comboniana de ochenta y cuatro años asesinada en el norte de Mozambique, y de Sor Luisa Dell’Orto, hermana pequeña del Evangelio de Carlos de Foucauld, asesinada en Haití; así como la visita del arzobispo de Canterbury, Justin Welby, que rezó aquí ante las reliquias de los mártires anglicanos asesinados en nombre de la paz en las Islas Salomón. “En el contexto actual de incertidumbre mundial, de conflictos y de pobreza creciente – continúa monseñor Gnavi –, este encuentro de oración ofrecido a los fieles de Roma es expresión del deseo de esta diócesis de caminar con tanta luz por los caminos de la esperanza, la fe y la caridad indicado por los mártires contemporáneos que, contra el mal en todas sus formas, resistieron con el bien de su humanidad fertilizado por el Evangelio”.

Testimonio para recordar

“La Jornada de los Misioneros Mártires se celebra el 24 de marzo porque en esa fecha, en 1980, el arzobispo salvadoreño San Óscar Arnulfo Romero fue asesinado mientras celebraba la Eucaristía”, recuerda el padre Giulio Albanese, director de la Oficina para la Cooperación Misionera entre las Iglesias de la diócesis de Roma. “La memoria de los misioneros y mártires se inspira en aquel trágico acontecimiento, no sólo para recordar el sacrificio de quienes a lo largo de los siglos han sacrificado sus vidas proclamando la Buena Nueva, sino también para afirmar la conciencia de que la misión, como donación, es expresión del amor misericordioso de Dios. Martyria es testimonio y es sumamente importante recordarlo y conmemorarlo, sobre todo teniendo en cuenta la gran crisis de valores en curso. Estos hombres y mujeres de buena voluntad han sido verdaderamente testigos de los valores del Reino, que son la justicia, la paz, el cuidado de la creación, en nombre de Dios”.

El tema elegido “Un corazón que arde”

“Un corazón que arde” es el tema elegido para la Jornada. “Es – explica Giovanni Rocca, secretario nacional de Missio Giovani – una referencia al canto de los discípulos de Emaús que guio nuestro camino durante el mes misionero. Recuerda la fuerza del testimonio de los mártires que, como Jesús, a través del compartir de la Palabra y del pan partido, con su sacrificio encienden una luz y calientan los corazones de comunidades cristianas enteras, inspirando una nueva conversión, una dedicación a los demás y al bien común”.

Obispo advierte: El deterioro de la sociedad tiene su raíz en el debilitamiento de la familia

El deterioro que se experimenta en la sociedad se debe al debilitamiento que las...

En medio del debate sobre el aborto, la Iglesia Católica en Polonia insta a proteger a los no nacidos

La Conferencia Episcopal Polaca (CEP) emitió una carta para oponerse a una presión política...

La Plata: Cáritas apela a la solidaridad para llevar esperanza a los que menos tienen

El equipo arquidiocesano de Cáritas animó la Colecta Anual de la organización caritativa de...

Cáritas: Uno de cada cuatro argentinos sufren inseguridad alimentaria

Es uno de los resultados del informe "Radiografía de la pobreza en Argentina: realidad...