Papa Francisco: Benedicto XVI fue un fiel servidor del Evangelio y de la Iglesia

Durante el rezo del Ángelus este 1 de enero, Solemnidad de Santa María Madre de Dios, el Papa Francisco invitó a rezar por el Papa Emérito Benedicto XVI, quien fue un “fiel servidor del Evangelio y de la Iglesia”.

“En estas horas invocamos su intercesión en particular para el Papa Emérito Benedicto XVI, que ayer por la mañana dejó este mundo. Nos unimos todos juntos, con un único corazón y una única alma, al dar gracias a Dios por el don de este fiel servidor del Evangelio y de la Iglesia”, dijo el Santo Padre.

Ante miles de fieles reunidos en la Plaza de San Pedro para la oración mariana, el Papa Francisco destacó que “mientras todavía contemplamos a María en la gruta donde nació Jesús, podemos preguntarnos: ¿Con qué lenguaje nos habla la Virgen Santa? ¿Qué podemos aprender de Ella para este año que se abre?”.

En esta línea, el Papa explicó que “el lenguaje típico de la maternidad” es “la ternura del cuidado”, y añadió que “como todas las madres, María lleva en su vientre la vida y, así, nos habla de nuestro futuro”.

“Al mismo tiempo nos recuerda que, si queremos realmente que el nuevo año sea bueno, si queremos reconstruir la esperanza, hay que abandonar los lenguajes, los gestos y las elecciones inspiradas en el egoísmo y aprender el lenguaje del amor, que es cuidado”, advirtió.

De este modo, el Santo Padre invitó al compromiso de “cuidar nuestra vida, nuestro tiempo, nuestra alma; cuidar la creación y el ambiente en el que vivimos; y, aún es más, cuidar a nuestro prójimo, a aquellos a los que el Señor nos ha puesto al lado, como también a los hermanos y a las hermanas que están necesitados e interpelan nuestra atención y nuestra compasión”.

“Al celebrar hoy la Jornada Mundial de la Paz, retomemos conciencia de la responsabilidad que se nos ha confiado para construir el futuro: frente a las crisis personales y sociales que vivimos, frente a la tragedia de la guerra estamos llamados a afrontar los retos de nuestro mundo con responsabilidad y compasión”, concluyó el Papa Francisco.

Artículos Relacionados