¿Matrimonio en problemas? Estos 8 santos pueden ayudar

El matrimonio fue instituido por Dios cuando creó al hombre y a la mujer. Para los cristianos, Jesucristo lo elevó a la dignidad de sacramento; que da a los esposos una gracia especial para ser fieles uno al otro y santificarse en la vida familiar, ya que el matrimonio cristiano es una auténtica vocación sobrenatural.

Dios propone el camino matrimonial como un medio para que los esposos, que se entregan por completo el uno al otro, crezcan en vida de gracia, negándose a sí mismos, así como “Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella… para santificarla” (Ef 5, 25-26).

En este camino pueden presentarse retos y contrariedades que ponen a prueba a los cónyuges y son una oportunidad para reafirmar su amor y el compromiso que ambos asumieron con Dios.

Para sortear mejor los tiempos de tormenta, la Iglesia ofrece a los esposos la posibilidad de encomendarse a santos patronos, que sirven como intercesores en el Cielo, para pedir a Dios la gracia de un matrimonio santo y duradero.

Por ello, te presentamos 8 santos que velan por temas relacionados a la familia y el matrimonio, para pedir su ayuda cuando aparecen las dificultades:

1. San José – Patrono de los padres de familia

En el plan reconciliador de Dios, San José tuvo un papel esencial: Se le encomendó la gran responsabilidad y privilegio de ser el padre adoptivo del Niño Jesús y de ser el esposo casto de la Virgen María.

San José, el santo custodio de la Sagrada Familia, nació en Belén, la ciudad de David del que era descendiente. Él protegió a la Inmaculada Madre de Dios y ayudó a criar al Niño Jesús. Sin embargo, no hay ninguna cita de San José en los Evangelios. Más bien, fue un silencioso y humilde servidor de Dios que desempeñó su rol cabalmente.

2. Santa Marta – Patrona de las amas de casa

Santa Marta, hermana de María y Lázaro, vivió en un pueblo cercano a Jerusalén llamado Betania y es recordada por la frase de Jesús que es recogida en el Evangelio de San Lucas: “Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la parte buena, que no le será quitada”.

Esta santa es generalmente invocada por los fieles para pedir su protección ante las cosas urgentes y difíciles, pues con sus súplicas obtuvo la resurrección de su hermano Lázaro.

3. Santa Gianna Beretta Molla – Patrona de las madres y los niños por nacer

Gianna Beretta era muy devota de la Virgen, y solía hablar de la Madre de Dios en sus encuentros con las chicas de la Acción Católica y en las cartas a su futuro esposo. Se hizo médico y alentaba a las embarazadas a que recibieran a sus hijos como un regalo de Dios.

Al inicio de su cuarto embarazo, los médicos le detectaron un tumor en el útero y le sugirieron que se sometiera a un aborto “terapéutico” para poder salvarse. Ella se negó y pidió al cirujano que “a toda costa” preserve a su bebé.

Dio a luz a su hija el 21 de abril de 1962, un Sábado Santo. Sin embargo, Santa Gianna empezó a sufrir dolores abdominales y fiebre debido a una peritonitis séptica. Murió el 28 de abril a los 39 años.

4. Santa Mónica – Patrona de las madres de familia

Siendo joven y por un arreglo de sus padres, Mónica se casó con Patricio, un hombre violento y mujeriego. La mujer rezaba por la conversión de su esposo, quien se bautizó poco antes de morir.

Lamentablemente, Agustín, su hijo mayor, era un joven de actitudes egoístas e impetuosas, que vivía alejado de la fe. Mónica guardaba la esperanza en que se convirtiera, por ello rezaba y ofrecía sacrificios espirituales.

Después de muchos años de incertidumbre, finalmente San Agustín se bautizó en la Pascua del año 387. No mucho tiempo después, cuando ambos se encontraban de regreso a Tagaste, Santa Mónica cae enferma y muere en el puerto de Ostia (Italia).

5. Santo Domingo Savio – Patrono de las embarazadas

Santo Domingo Savio quiso ser sacerdote desde pequeño y tras conocer a Don Bosco ingresó al Oratorio de San Francisco de Sales en Turín (Italia).

El niño se destacó por su intensa vida espiritual, su alegría y su disposición para ayudar a los demás, especialmente a su familia. Solía decir con frecuencia: “¡Quiero ser santo!”. Por la intercesión de la Virgen, su madre fue curada durante el embarazo de su hermana Catalina.

Debido a su débil salud, tuvo que dejar el oratorio y regresar a su casa. Falleció el 9 de marzo de 1857, poco antes de cumplir 15 años, y exclamó: “¡Qué cosa tan hermosa veo!”.

6. San Joaquín y Santa Ana – Patronos de los abuelos

Los padres de la Santísima Virgen María y abuelos de Jesús fueron personas de profunda fe y confianza en Dios. Ellos educaron en la fe a su hija María, alimentando en ella el amor hacia el Creador y preparándola para su misión.

Benedicto XVI, en 2009, resaltó —a través de las figuras de San Joaquín y Santa Ana—, la importancia del rol educativo de los abuelos, que en la familia “son depositarios y con frecuencia testimonio de los valores fundamentales de la vida”.

7. Santa Fabiola – Patrona de las personas divorciadas

Santa Fabiola se divorció de su marido adúltero después de muchos años de abuso físico y emocional. Luego de la muerte de su segundo esposo, realizó penitencia pública y fue aceptada nuevamente en la Iglesia por el Papa San Siricio.

La santa renunció a las riquezas de este mundo y dedicó su vida a las necesidades de los pobres y enfermos. Fundó el primer hospital y un hospicio en Porto Romano para los pobres y los peregrinos visitantes.

8. Santa Rita de Casia – Patrona de los matrimonios difíciles

Santa Rita de Casia fue una hija obediente y esposa fiel, pero era maltratada. Tras 20 años de matrimonio el esposo se convirtió, Rita lo perdonó y juntos se acercaron más a la vida de fe. Un día él no llegó a casa y lo encontraron asesinado.

Los hijos juraron vengar la muerte de su padre. Ante esto, Santa Rita rogó al Señor que salvara a sus hijos y que tomara sus vidas antes de que se condenaran con un pecado mortal como el asesinato.

Ambos padecieron una terrible enfermedad y antes de morir perdonaron a los asesinos de su padre.

Santa Rita ingresó con las hermanas agustinas. Experimentó los estigmas y las marcas de la corona de espinas en la cabeza. Después de una grave y dolorosa enfermedad partió a la Casa del Padre en 1457.

En medio del debate sobre el aborto, la Iglesia Católica en Polonia insta a proteger a los no nacidos

La Conferencia Episcopal Polaca (CEP) emitió una carta para oponerse a una presión política...

La Plata: Cáritas apela a la solidaridad para llevar esperanza a los que menos tienen

El equipo arquidiocesano de Cáritas animó la Colecta Anual de la organización caritativa de...

Cáritas: Uno de cada cuatro argentinos sufren inseguridad alimentaria

Es uno de los resultados del informe "Radiografía de la pobreza en Argentina: realidad...