Hoy, Lunes de la Octava de Pascua, la Iglesia Católica celebra el “Lunes del Ángel”

Hoy, 10 de abril, segundo día de la Octava de Pascua, la Iglesia celebra el “Lunes del Ángel”, llamado así para recordar que fue un ángel el encargado de anunciar a las mujeres que acudieron al sepulcro que Cristo había resucitado.

Si consideramos que cada detalle en torno a la Resurrección está lleno de sentido, no podemos sino darle gracias a Dios, quien envía a sus ángeles -sus mensajeros- para anunciar las grandezas del plan de salvación. Es a través de ellos, los ángeles, como podemos conocer importantes aspectos de la Providencia amorosa del Creador.

La palabra “ángel” procede del latín angĕlus, que a su vez deriva del griego ἄγγελος (ángelos), que quiere decir “mensajero”.

¿Por qué “Lunes del Ángel”?

Hoy también es ocasión propicia para recordar al querido San Juan Pablo II, quien el 4 de abril de 1994, lunes de la Octava de Pascua de aquel año, hizo una reflexión sobre el sentido de este día. En su alocución, tras el rezo del Regina Coeli, el Papa Santo dijo:

«¿Por qué se le llama así? Me parece que es acertado ese nombre: Lunes del Ángel. Conviene dejar un poco de espacio a este ángel, que dijo desde lo más profundo del sepulcro: “Ha resucitado”… Estas palabras —Ha resucitado— eran muy difíciles de pronunciar, de expresar, para una persona humana. También las mujeres que fueron al sepulcro lo encontraron vacío, pero no pudieron decir: Ha resucitado, sólo afirmaron que el sepulcro estaba vacío. El ángel dice más: “No está aquí, ha resucitado”».

San Mateo, en su Evangelio, da cuenta del episodio al que San Juan Pablo II hacía referencia y reproduce el discurso del mensajero de Dios:

«El ángel tomó la palabra y les dijo a las mujeres: “Vosotras no tengáis miedo; ya sé que buscáis a Jesús, el crucificado. No está aquí, porque ha resucitado como había dicho. Venid a ver el sitio donde estaba puesto. Marchad enseguida y decid a sus discípulos que ha resucitado de entre los muertos; irá delante de vosotros a Galilea: allí le veréis. Mirad que os lo he dicho”» (Mt 28,5-7).

Mensajeros de la salvación

Es importante recordar que los ángeles son servidores y mensajeros de Dios. Como criaturas puramente espirituales, tienen inteligencia y voluntad. Son seres personales e inmortales; carecen de corporalidad y, por estar en presencia de Dios eternamente, superan en perfección a todas las criaturas visibles.

Cristo es el centro y cabeza de los ángeles y estos le obedecen porque aman la voluntad de Dios. Por eso, Dios les encomendó el anuncio de sus designios de salvación.

María, Reina del Cielo, es fuente de nuestra alegría

Desde hoy, hasta el final de la Pascua en Pentecostés, se recita la oración del Regina Coeli en vez del Ángelus.

En el año 2009, el Papa Benedicto XVI señaló que el “Alégrate, María” pronunciado por el ángel resuena en una invitación a la alegría: “Gaude et laetare, Virgo Maria, alleluia, quia surrexit Dominus vere, alleluia”, es decir: “Alégrate y regocíjate, Virgen María, aleluya, porque verdaderamente el Señor ha resucitado, aleluya”.

Paraná: Mons. Puiggari instó a trabajar unidos por el bien común

El arzobispo de Paraná presidió el tedeum en la catedral, y llamó a vivir...

Francisco escuchó los sufrimientos y esperanzas de niños palestinos y ucranianos

El Papa permaneció en silencio ante el horror inocente por las guerras y expresó:...

El nuncio visitó San Francisco y animó a seguir siendo una Iglesia sinodal

Mons. Miroslaw Adamczyk fue recibido por el obispo Sergio Buenanueva y visitó a las...

Finalizó un nuevo encuentro de las diócesis de frontera

Se realizó en Ciudad del Este, Paraguay, y tuvo como objetivo analizar los cambios...