Francisco proclama el Jubileo 2025: ‘¡Que la esperanza llene nuestros días!’

En una ceremonia en la Basílica de San Pedro, el Papa proclamó solemnemente el próximo Año Jubilar 2025 entregando la Bula de Invocación “Spes non confundit” (La esperanza no defrauda)

“Esperanza” es el tema general del próximo Jubileo Ordinario de 2025, tema reflejado en las palabras iniciales de la Bula de Invocación, titulada “Spes non confundit. La esperanza no defrauda”.

Largos pasajes de la Bula fueron leídos antes de la celebración de las vísperas del jueves de la Ascensión, en la basílica de San Pedro, durante una ceremonia en la que fue entregado solemnemente el documento a los arciprestes de las cuatro basílicas papales, a los proprefectos del Dicasterio para la Evangelización y a los representantes de los obispos del mundo.

En Spes non confundit, el Papa Francisco anuncia que el Año Jubilar comenzará con la apertura de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro en la víspera de Navidad de 2024.

Posteriormente, el 29 de diciembre, el Papa abrirá la Puerta Santa de la archibasílica de San Juan de Letrán, la catedral de Roma. El mismo día, en cada catedral y concatedral del mundo, el obispo local celebrará una misa para marcar la apertura del Jubileo.

En la solemnidad de María, Madre de Dios, el 1 de enero de 2025, el Papa Francisco abrirá la Puerta Santa de la Basílica de Santa María la Mayor, y la Puerta Santa de la Basílica de San Pablo Extramuros se abrirá el domingo 5 de enero, en la vigilia de la Epifanía.

“A lo largo del año”, escribe el pontífice, “se deben hacer todos los esfuerzos posibles para que el Pueblo de Dios participe plenamente en su anuncio de esperanza en la gracia de Dios y en los signos que atestiguan su eficacia”.

El Jubileo concluirá en las Iglesias particulares de todo el mundo el 28 de diciembre de 2025, cerrándose en esa misma fecha las Puertas Santas de San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pablo Extramuros.

Y finalmente, el Año Jubilar llegará a su fin en Roma en la solemnidad de la Epifanía, el 6 de enero de 2025.

Una oportunidad para renovarnos en la esperanza
“Todo el mundo sabe lo que es la esperanza”, escribió el Papa en la introducción de la Bula. “En el corazón de cada persona habita la esperanza como deseo y expectativa de lo bueno que vendrá, a pesar de no saber lo que nos deparará el futuro”.

Expresando su deseo de que el Jubileo sea “una oportunidad para renovarnos en la esperanza, el Papa Francisco recordó que la peregrinación es “un acontecimiento fundamental de todo acontecimiento jubilar”, tradicionalmente asociado a la búsqueda humana del sentido de la vida. Las obras maestras artísticas y la belleza de la creación que vemos en nuestro viaje nos inspiran a alabar y agradecer a Dios por Sus maravillosas obras.

En particular, invitó a todas las Iglesias particulares del mundo a preparar a los sacerdotes y a los fieles para la confesión sacramental, que debería estar disponible durante todo el año.

De manera especial, Francisco invitó a los fieles de las Iglesias orientales, especialmente a los que ya están en unión con el Sucesor de Pedro, a participar en el Jubileo y a sentirse bienvenidos en la ciudad de Roma, constatando cuántos ya están allí. soportando su propio vía crucis”, obligados a abandonar sus tierras por la violencia y la inestabilidad.

La luz de la esperanza cristiana
El Santo Padre oró también para que durante el Año Santo “la luz de la esperanza cristiana ilumine a cada hombre y a cada mujer, como mensaje del amor de Dios dirigido a todos”, y para que “la Iglesia dé testimonio fiel de este mensaje en cada parte del mundo”.

Al leer los “signos de los tiempos”, el Papa Francisco destacó el deseo de paz en un mundo cada vez más marcado por la violencia y los conflictos, y la pérdida del deseo de tener hijos, con muchos países enfrentando un “invierno demográfico”. Llamó a un pacto social para apoyar y fomentar la esperanza.

El Papa hizo un llamamiento especialmente a los presos, recordando la tradición de ofrecer amnistías o indultos durante los Jubileos, y dijo que espera abrir personalmente una Puerta Santa en una prisión, “como un signo que invite a los presos a mirar al futuro con esperanza y un renovado sentido de confianza.” Y pidió que los presos sean tratados de acuerdo con sus derechos y su dignidad, al tiempo que abogó una vez más por la abolición de la pena de muerte.

La Bula continúa con el Santo Padre instando a que se ofrezca esperanza a los enfermos, a los jóvenes y a los ancianos, especialmente a los abuelos, a los inmigrantes y a los pobres.

El Santo Padre recordó que los frutos de la tierra están destinados a todos y animó a todos a acudir en ayuda de los pobres. En particular, llamó a las naciones más ricas a perdonar las deudas de los países que nunca podrán pagarlas.

Recordando que 2025 es el 1.700º aniversario del Primer Concilio Ecuménico, el Papa Francisco instó a expresiones de sinodalidad y esfuerzos renovados para promover la unidad cristiana. Hizo un llamamiento especialmente para avanzar hacia una celebración común de la Pascua, señalando que, en 2025, providencialmente, todos los cristianos celebrarán el misterio pascual en la misma fecha.

Un Año Santo marcado por la esperanza
El Papa insistió en que la esperanza cristiana, arraigada en la muerte y resurrección de Cristo por cada persona humana, apunta a nuestro destino final, la felicidad eterna con Dios en el cielo. Somos salvos por la misericordia de Dios, vista especialmente en el don de las indulgencias: mientras que la Confesión lava nuestros pecados, las indulgencias –incluida la Indulgencia del Jubileo– eliminan los efectos de los pecados perdonados en el Sacramento. En la Bula de Indicación, el Papa señala que próximamente se publicarán las condiciones específicas para recibir la indulgencia.

El Santo Padre concluye la Bula con una nota final de esperanza, rezando para que “el próximo Jubileo sea un Año Santo marcado por la esperanza que no se desvanece, nuestra esperanza en Dios”; y que podría ayudarnos a recuperar “la confianza que necesitamos en la Iglesia y en la sociedad, en nuestras relaciones interpersonales, en las relaciones internacionales y en nuestra tarea de promover la dignidad de todas las personas y el respeto por el don de Dios de la creación”.

Spes non confundit termina con el Papa Francisco exclamando: “¡Incluso ahora dejémonos atraer por esta esperanza!” Llama a los cristianos a vivir una vida según su fe, como testimonio e invitación a todos a “esperar en el Señor”.

“Que la fuerza de la esperanza llene nuestros días”, dice el Papa, “mientras esperamos con confianza la venida del Señor Jesucristo, a quien sea la alabanza y la gloria, ahora y por siempre”.

Que el Jubileo sea un tiempo para redescubrir, anunciar y construir esperanza
Tras la ceremonia en la que proclamó el Jubileo ordinario de 2025 con la lectura pública y entrega de la Bula de invocación, el Santo Padre presidió la celebración de las Segundas Vísperas de la solemnidad de la Ascensión del Señor en la Basílica de San Pedro.

“La esperanza cristiana nos da el valor de construir un mundo fraterno y pacífico cuando parece que apenas vale la pena el esfuerzo”, dijo el Papa Francisco mientras animaba a los fieles a regocijarse en el don de la resurrección y “ver la promesa del bien en momentos en que el mal parece prevalecer”, dijo Francisco en su homilía.

Invitación a celebrar y proclamar la esperanza al mundo
“Hermanos y hermanas”, dijo el Papa, “Jesús destruyó nuestra muerte, para que podamos recibirla viva y eternamente”, y explicó que “es esta esperanza, basada en Cristo muerto y resucitado, la que queremos celebrar, reflexionar y proclamarlo al mundo entero en el Jubileo venidero”.

Esta esperanza, explicó, “no tiene nada que ver con el mero optimismo humano o la efímera expectativa de algún beneficio terrenal”. Es “un don que se nos concede diariamente hasta el momento en que seamos uno en el abrazo de Su amor”.

La esperanza nos sostiene en el camino de nuestras vidas
Reflexionando sobre el concepto y la realidad de la esperanza cristiana que es “imperecedera” e “inmarcesible”, el Papa dijo que nos sostiene en el camino de nuestras vidas, incluso en los momentos y tiempos más oscuros y difíciles.

Nos abre los ojos a posibilidades futuras, continuó, y nos hace ver la promesa del bien en momentos en que el mal parece prevalecer.

“La esperanza cristiana, nos hace soñar con una nueva humanidad y nos da valor en nuestros esfuerzos por construir un mundo fraterno y pacífico, incluso cuando parece que apenas vale la pena el esfuerzo”.

Cantores de esperanza en un mundo marcado por la desesperación
El Papa Francisco continuó animando a los cristianos, mientras se preparan para la celebración del Jubileo, a elevar sus corazones a Cristo y convertirse en “cantores de esperanza en un mundo marcado por demasiada desesperación”.

La esperanza, subrayó, es necesaria para la sociedad en la que vivimos, “a menudo atrapada sólo en el presente e incapaz de mirar hacia el futuro”; lo necesita nuestra época, “atrapada en un individualismo que con frecuencia y se contenta con simplemente sobrevivir día a día”.

La esperanza -prosiguió- “la necesita la creación de Dios, gravemente dañada y desfigurada por el egoísmo humano”, y la necesitan los pueblos y las naciones que miran al futuro con ansiedad y miedo.

“Mientras persisten la injusticia y la arrogancia, los pobres son descartados, las guerras siembran semillas de muerte, los más pequeños de nuestros hermanos y hermanas permanecen al final de la pila y el sueño de un mundo fraterno parece una ilusión”. La esperanza, dijo, trae coraje, consuelo, cercanía y cuidado.

La esperanza, dijo el Papa, la necesitan nuestros jóvenes, los ancianos, los enfermos y los que sufren en cuerpo y espíritu.

La Iglesia necesita esperanza
“La Iglesia necesita esperanza”, añadió el Papa, para que nunca olvide que “como Esposa de Cristo, es amada con amor eterno y fiel, llamada a mantener en alto la luz del Evangelio y enviada a llevar a todos el fuego que Jesús trajo definitivamente al mundo”.

“Cada uno de nosotros, hermanos y hermanas, necesitamos esperanza en nuestras vidas”.

En tiempos de oscuridad, destacó el Papa, incluso cuando nos sentimos abrumados por la desesperación y sin saberlo anhelamos la presencia de Dios, recordamos las palabras del teólogo p. Romano Guardini que escribió que una vez que las tinieblas se disipan y la gente pregunta a Dios: “Señor, ¿dónde estabas? una vez más escucharán su respuesta: ‘¡Más cerca de ti que nunca!’

“Hermanos y hermanas”, concluyó, “que el Señor, resucitado de entre los muertos y ascendido al cielo, nos conceda la gracia de redescubrir la esperanza, de proclamar la esperanza y de construir la esperanza.

Papa Francisco: “Esta “eutanasia encubierta” acorta la vida de los ancianos”.

La palabra anciano deriva, según el diccionario, del francés ancien que, a su vez, deriva de...

El Papa: Los pobres tienen un lugar privilegiado en el corazón de Dios

El Santo Padre da a conocer su mensaje para la octava Jornada Mundial de...

Las parroquias están abiertas a ‘todos, todos, todos’, reiteró el Papa a los sacerdotes

 El Papa el 11 de junio de 2024 en la Universidad Salesiana (Vatican Media) En...