Francisco: Con compasión e inclusión, así se acerca uno a quien sufre

El Papa recibió a los participantes en la sesión plenaria de la Pontificia Comisión Bíblica y reflexionó sobre el tema de los trabajos, “La enfermedad y el sufrimiento en la Biblia”: el dolor y la enfermedad deben ser tocados con la mano no en teoría sino como Jesús, que no los “explica” sino que se “inclina” hacia quien los padece

Quizás el error más instintivo ante una persona que sufre es ofrecerle una palabra que le haga sentirse mejor de repente. Quizá el más moderno sea reducir su sufrimiento a “un tabú del que es mejor no hablar”, quizá porque daña “esa imagen de eficacia a toda costa, útil para vender y ganar”. Para el Papa, ésta “no es ciertamente una solución” y lo dice claramente durante la audiencia a los participantes en la Pontificia Comisión Bíblica, reunidos en sesión plenaria para discutir un tema existencial: “La enfermedad y el sufrimiento en la Biblia”.

Las dos palabras clave

El sufrimiento y la enfermedad, afirmó Francisco, “son adversarios que hay que afrontar, pero es importante hacerlo de un modo digno del hombre“, es decir, ayudando a vivirlos “en relación”, evitando que el instinto humano de rebelión “se convierta en aislamiento, abandono o desesperación”. En la experiencia cristiana, subrayó el Papa, el “tamiz del sufrimiento”, por ejemplo, cuando se experimenta una enfermedad, puede hacer madurar a la persona para discernir “lo que es esencial de lo que no lo es”. Y dos, sostiene Francisco, son las “palabras decisivas” que hay que tener presentes: “compasión e inclusión”.

Inclinarse, no explicar

El ejemplo, como siempre, viene de Cristo y, en particular, de su modo de hacerse cercano a un enfermo o a alguien aquejado por algún mal.

Jesús no explica el sufrimiento, sino que se inclina hacia el que sufreNo se acerca al dolor con alientos genéricos y consuelos estériles, sino que acoge su drama, dejándose tocar por él.

“Nuestro gran por qué”

Es decir, Jesús se conmueve, no permanece indiferente, toca con su mano para levantar y curar. La misma Biblia, dice el Papa, “es iluminadora en este sentido: no nos deja un manual de buenas palabras o un recetario de sentimientos, sino que nos muestra rostros, encuentros e historias concretas, como la de Job. Cristo va más allá, cuando en el Calvario asume todo el mal del mundo, ejemplo supremo de esta cercanía al ser humano.

La respuesta de Jesús es vital, está hecha de compasión que asume y, al asumir, salva al hombre y transfigura su dolor. Cristo transformó nuestro dolor haciéndolo suyo hasta lo más hondo: habitándolo, sufriéndolo y ofreciéndolo como don de amor. No dio respuestas fáciles a nuestros “por qué”, sino que en la cruz hizo suyos nuestros grandes “por qué”.

De la compasión a la inclusión el paso es directo. Como Jesús, que se acerca a todos, esto, señala Francisco, “lleva a actitudes de compartir”, al igual que el Buen Samaritano.

A través de la experiencia del sufrimiento y de la enfermedad, nosotros, como Iglesia, estamos llamados a caminar junto a todos, en solidaridad cristiana y humana, abriendo, en nombre de la fragilidad común, oportunidades de diálogo y de esperanza.

Francisco concluyó deseando a la Pontificia Comisión Bíblica éxito en su trabajo y subrayando que “la Palabra de Dios es un poderoso antídoto contra toda cerrazón, abstracción e ideologización de la fe” y que “leída en el Espíritu en el que fue escrita, acrecienta la pasión por Dios y por el hombre, suscita la caridad y reaviva el celo apostólico”.

Papa Francisco: “Esta “eutanasia encubierta” acorta la vida de los ancianos”.

La palabra anciano deriva, según el diccionario, del francés ancien que, a su vez, deriva de...

El Papa: Los pobres tienen un lugar privilegiado en el corazón de Dios

El Santo Padre da a conocer su mensaje para la octava Jornada Mundial de...

Las parroquias están abiertas a ‘todos, todos, todos’, reiteró el Papa a los sacerdotes

 El Papa el 11 de junio de 2024 en la Universidad Salesiana (Vatican Media) En...