Evangelio según Marcos 8:1-10

Por aquellos días, habiendo de nuevo mucha gente y no teniendo qué comer, llama Jesús a sus discípulos y les dice:
«Siento compasión de esta gente, porque hace ya tres días que permanecen conmigo y no tienen qué comer.
Si los despido en ayunas a sus casas, desfallecerán en el camino, y algunos de ellos han venido de lejos.»
Sus discípulos le respondieron: «¿Cómo podrá alguien saciar de pan a éstos aquí en el desierto?»
El les preguntaba: «¿Cuántos panes tenéis?» Ellos le respondieron: «Siete.»
Entonces él mandó a la gente acomodarse sobre la tierra y, tomando los siete panes y dando gracias, los partió e iba dándolos a sus discípulos para que los sirvieran, y ellos los sirvieron a la gente.
Tenían también unos pocos pececillos. Y, pronunciando la bendición sobre ellos, mandó que también los sirvieran.
Comieron y se saciaron, y recogieron de los trozos sobrantes siete espuertas.
Fueron unos 4.000; y Jesús los despidió.
Subió a continuación a la barca con sus discípulos y se fue a la región de Dalmanutá.

Evangelio Mateo 5:33-37

«Habéis oído también que se dijo a los antepasados: No perjurarás, sino que cumplirás...

Evangelio Mateo 5:27-32

«Habéis oído que se dijo: No cometerás adulterio. Pues yo os digo: Todo el que...

Evangelio Marcos 16:15-20

Y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a...

Evangelio Mateo 5:17-19

«No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he...
Artículo anterior
Artículo siguiente