Evangelio según Marcos 4:26-34

También decía: «El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo.

La tierra da el fruto por sí misma; primero hierba, luego espiga, después trigo abundante en la espiga. Y cuando el fruto lo admite, en seguida se le mete la hoz, porque ha llegado la siega.»

Decía también: «¿Con qué compararemos el Reino de Dios o con qué parábola lo expondremos? Es como un grano de mostaza que, cuando se siembra en la tierra, es más pequeña que cualquier semilla que se siembra en la tierra; pero una vez sembrada, crece y se hace mayor que todas las hortalizas y echa ramas tan grandes que las aves del cielo anidan a su sombra.»

Y les anunciaba la Palabra con muchas parábolas como éstas, según podían entenderle; no les hablaba sin parábolas; pero a sus propios discípulos se lo explicaba todo en privado.

Evangelio Mateo 5:17-19

«No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he...

Evangelio Mateo 10:7-13

Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, purificad...

Evangelio Mateo 5:1-12

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y...

Evangelio Marcos 3:20-35

Vuelve a casa. Se aglomera otra vez la muchedumbre de modo que no podían...