Evangelio según Lucas 10:1-9

Después de esto, designó el Señor a otros 72, y los envió de dos en dos delante de sí, a todas las ciudades y sitios a donde él había de ir.

Y les dijo: «La mies es mucha, y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies. Id; mirad que os envío como corderos en medio de lobos.

No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias. Y no saludéis a nadie en el camino.

En la casa en que entréis, decid primero: “Paz a esta casa.” Y si hubiere allí un hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; si no, se volverá a vosotros.

Permaneced en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No vayáis de casa en casa.

En la ciudad en que entréis y os reciban, comed lo que os pongan; curad los enfermos que haya en ella, y decidles: “El Reino de Dios está cerca de vosotros.”

Evangelio según Lucas 6:36-38

«Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo. No juzguéis y no seréis juzgados, no...

Evangelio según Marcos 9:2-10

Seis días después, toma Jesús consigo a Pedro, Santiago y Juan, y los lleva,...

Evangelio según Mateo 5:43-48

«Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo....

Evangelio según Mateo 5:20-26

«Porque os digo que, si vuestra justicia no es mayor que la de los...
Artículo anterior
Artículo siguiente