Evangelio Marcos 3:7-12

Jesús se retiró con sus discípulos hacia el mar, y le siguió una gran muchedumbre de Galilea. También de Judea,
de Jerusalén, de Idumea, del otro lado del Jordán, de los alrededores de Tiro y Sidón, una gran muchedumbre, al oír lo que hacía, acudió a él.
Entonces, a causa de la multitud, dijo a sus discípulos que le prepararan una pequeña barca, para que no le aplastaran.
Pues curó a muchos, de suerte que cuantos padecían dolencias se le echaban encima para tocarle.
Y los espíritus inmundos, al verle, se arrojaban a sus pies y gritaban: «Tú eres el Hijo de Dios.»
Pero él les mandaba enérgicamente que no le descubrieran.

Evangelio Mateo 5:43-48

«Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pues...

Evangelio Mateo 5:38-42

«Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pues yo os...

Evangelio Marcos 4:26-34

También decía: «El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano...

Evangelio Mateo 5:33-37

«Habéis oído también que se dijo a los antepasados: No perjurarás, sino que cumplirás...