Evangelio Lucas 18:9-14

Dijo también a algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás, esta parábola: «Dos hombres subieron al templo a orar; uno fariseo, otro publicano. El fariseo, de pie, oraba en su interior de esta manera: “¡Oh Dios! Te doy gracias porque no soy como los demás hombres, rapaces, injustos, adúlteros, ni tampoco como este publicano. Ayuno dos veces por semana, doy el diezmo de todas mis ganancias.” En cambio el publicano, manteniéndose a distancia, no se atrevía ni a alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: “¡Oh Dios! ¡Ten compasión de mí, que soy pecador!” Os digo que éste bajó a su casa justificado y aquél no. Porque todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado.»

Evangelio Mateo 5:43-48

«Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pues...

Evangelio Mateo 5:38-42

«Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pues yo os...

Evangelio Marcos 4:26-34

También decía: «El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano...

Evangelio Mateo 5:33-37

«Habéis oído también que se dijo a los antepasados: No perjurarás, sino que cumplirás...