Evangelio Juan 3:14-21

Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea tenga por él vida eterna. Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios. Y el juicio está en que vino la luz al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra el mal aborrece la luz y no va a la luz, para que no sean censuradas sus obras. Pero el que obra la verdad, va a la luz, para que quede de manifiesto que sus obras están hechas según Dios.»

Evangelio Mateo 5:33-37

«Habéis oído también que se dijo a los antepasados: No perjurarás, sino que cumplirás...

Evangelio Mateo 5:27-32

«Habéis oído que se dijo: No cometerás adulterio. Pues yo os digo: Todo el que...

Evangelio Marcos 16:15-20

Y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a...

Evangelio Mateo 5:17-19

«No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he...