Evangelio Juan 10:11-16

Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas. Pero el asalariado, que no es pastor, a quien no pertenecen las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye, y el lobo hace presa en ellas y las dispersa, porque es asalariado y no le importan nada las ovejas.

Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas y las mías me conocen a mí, como me conoce el Padre y yo conozco a mi Padre y doy mi vida por las ovejas.

También tengo otras ovejas, que no son de este redil; también a ésas las tengo que conducir y escucharán mi voz; y habrá un solo rebaño, un solo pastor.

Evangelio según Lucas 6:36-38

«Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo. No juzguéis y no seréis juzgados, no...

Evangelio según Marcos 9:2-10

Seis días después, toma Jesús consigo a Pedro, Santiago y Juan, y los lleva,...

Evangelio según Mateo 5:43-48

«Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo....

Evangelio según Mateo 5:20-26

«Porque os digo que, si vuestra justicia no es mayor que la de los...
Artículo anterior
Artículo siguiente