Este es el mensaje profético que dio San Juan Pablo II a los jóvenes de Venezuela en 1985

El 29 de enero de 1985, hace 39 años, el Papa San Juan Pablo II partía del territorio venezolano, ese mismo suelo que había besado a su llegada, tres días antes. Era la primera vez que un Pontífice visitaba el país. Allí, la noche del 28 de enero, el Papa polaco se encontró con miles de jóvenes en el Estadio Olímpico de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

La economía venezolana en la década de los 80 estuvo marcada por la caída de los precios del petróleo a nivel mundial. Los ajustes económicos sucesivos en los gobiernos de Luis Herrera Campíns y Jaime Lusinchi no lograron frenar la inflación y pronto la deuda externa se hizo impagable. Los salarios cayeron y el poder adquisitivo de los ciudadanos se debilitó considerablemente.

Empezaba a quedar atrás la época dorada del país. La democracia venezolana, que para ese entonces tenía casi 30 años de haberse establecido como sistema de gobierno, ya no gozaba de la popularidad de otros tiempos y se desató un proceso de desgaste que derivó en la llegada del chavismo, a finales de los años 90.

Es en este contexto que San Juan Pablo II dirigió un discurso a los jóvenes congregados en el estadio de fútbol de la UCV. Aquel día, sus palabras interpelaron personalmente a cada uno de los presentes. Incluso hoy, el mensaje del Papa polaco es de gran actualidad para la juventud venezolana, víctima principal de la difícil situación que atraviesa el país desde hace dos décadas.

“Los jóvenes venezolanos, ¿se dejarán abatir por las dificultades, o tendrán el valor de ser cristianos de verdad y construir una sociedad más justa, más fraterna, más acogedora y pacífica?”, preguntaba el Papa al inicio de su discurso.

Ante la respuesta de la multitud, el Pontífice remarcó que la juventud venezolana se encontraba viviendo “un momento histórico no exento de dificultades y problemas”, pero señaló que la única manera de mejorar la realidad es a través del Evangelio, con el impulso del Espíritu Santo, que “transforma al hombre, la sociedad y la Iglesia”.

Ante aquel complicado panorama, el Papa puso de manifiesto la tendencia natural de los jóvenes a preguntarse sobre el verdadero sentido de la vida. Sobre esto, indicó que la respuesta se halla dentro de cada persona, creada a imagen y semejanza de Dios. También afirmó que se encuentra en la fe cristiana, que enseña que todos están llamados a “un destino eterno, a ser hijos de Dios y hermanos en Cristo”.

“Él, Cristo, es vuestra respuesta. Él os enseña a ayudar siempre al hombre, a entregaros por él. Esta es la palabra revelada en la Biblia. Si yo os dijera otra palabra, traicionaría mí servicio a Dios y os traicionaría a vosotros, que tenéis derecho a la verdad plena”, añadió.

“¿Qué estás dispuesto a dar para hacer una Venezuela más justa?”

San Juan Pablo II cerró su mensaje con esta pregunta. Al responder, puntualizó que la vida de un joven no puede quedarse en el egoísmo, sino que tiene que entregarse a los demás.

“Vuestra vida no debe ser para vosotros solos, sino que debe ser un don, un regalo para los demás. Poned pues vuestras cualidades al servicio de los otros, especialmente de los más necesitados”, señaló.

Enfatizó también que, paradójicamente, esa es la única manera de alcanzar la realización personal y poder llegar a ser “verdaderos hijos de vuestra patria, que espera y necesita vuestro aporte generoso, para ser más digna, más justa y acogedora”.

Por último, San Juan Pablo II volvió a llamar a los jóvenes a buscar a Jesús y acogerlo en sus vidas. “Él es exigente, no se contenta con la mediocridad, no admite la indecisión. Él es el único camino hacia el Padre y el que lo sigue no camina en tinieblas”, remarcó.

El Papa catequiza en el garaje de un condominio en Roma

Francisco en el barrio de Palmarola, en la periferia occidental de Roma, para la...

Obispos de Venezuela: El Papa Francisco reza siempre “por esta tierra de gracia”

l Papa Francisco recibió hoy, 3 de junio, a la presidencia de la Conferencia...

Hoy inicia la novena a Santa Juana de Arco, patrona de Francia

Cada 21 de mayo se inicia la novena en honor a Santa Juana de...