Ese vínculo de amor invisible a los ojos

En los días de su hospitalización en el Policlínico Gemelli, la relación entre el Papa y el Pueblo de Dios no se interrumpió. Francisco y los fieles permanecieron firmemente unidos a través de la oración. Esa oración definida por el Papa como “el oxígeno de la vida” que, sobre todo en los momentos difíciles y de sufrimiento, se convierte en “una armadura” para defender al pastor.

“No se puede ver bien si no es con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”. Esta famosa frase del libro El Principito describe bien lo que sucedió tras el ingreso del Papa Francisco en el Hospital Gemelli el pasado 7 de junio. En estos días, antes del regreso hodierno al Vaticano, los fieles no han podido encontrarse públicamente con el Obispo de Roma, pero esto no significa que el pastor y el pueblo hayan estado distantes entre sí. Al contrario, de alguna manera -citando al propio Antoine de Saint-Exupéry- el Papa Francisco y el pueblo que le quiere han estado aún más unidos gracias a la oración que brota del corazón y no necesita visibilidad para expresarse. Una oración que es como el “oxígeno de la vida”, retomando las palabras de una de sus catequesis en noviembre de 2020, durante el oscuro periodo de la pandemia.

Mirando retrospectivamente lo sucedido, es significativo que, poco antes de su hospitalización, todo el mundo pudo observar al Papa -al comienzo de la audiencia general en la Plaza de San Pedro- reunido en oración ante las reliquias de Santa Teresa de Lisieux, de la que es tan devoto. La gente no sabía en ese momento que el Papa se operaría poco después, ni podía saber por qué rezaba Francisco en esos momentos. Una vez más, pues, “lo esencial” fue “invisible a los ojos”. Una experiencia y una enseñanza preciosas, más aún en el mundo de hoy, donde parece que todo debe mostrarse, “desvelarse” para tener valor.

La oración -nos recuerda el Papa- tiene un poder invisible que mueve incluso las vías de la historia. Por eso no se cansa de rezar (y de pedirnos que lo hagamos también nosotros) por la paz en el mundo. Lo ha hecho incluso durante estos días de estancia en el hospital. Su pensamiento se dirige siempre allí, dondequiera que esté: al pueblo ucraniano como a todos los pueblos que sufren a causa de la violencia y la guerra. Rezar, nos testimonia Francisco, es en el fondo el acto más eficaz que puede realizar un cristiano, porque es dialogar con el Señor, una petición de escucha, una propuesta de ayuda. Es hablar desde el corazón al Corazón más grande, aquel que abraza a cada uno de nosotros.

Todos recordamos el “buenas noches” con el que Jorge Mario Bergoglio se presentó en la logia central de la Basílica Petrina aquel 13 de marzo de hace diez años. Sin embargo, no siempre recordamos que, poco después de aquel saludo -tan ordinario como impresionante en boca de un Papa recién elegido-, pidió rezar el Padrenuestro, el Avemaría y el Gloria. Una oración de pastor con el pueblo que, desde aquel momento, no ha cesado nunca y se hace más intensa en los momentos de dificultad y sufrimiento. “Recen por mí”: hace apenas unas semanas, en una entrevista concedida a la cadena televisiva Telemundo, Francisco explicó con una imagen eficaz por qué repite tan a menudo esa exhortación. “La gente -dijo- no se da cuenta del poder que tiene al rezar por sus pastores”. Y añadió que “cualquier pastor, sea párroco, sea obispo, es como si estuviera defendido, blindado, con una coraza, con la oración de los fieles”. Una armadura de amor que no pesa, sino que sostiene. Una armadura invisible a los ojos, pero visible para el corazón.

Los frutos del Viñedo de Raquel: Hemos tenido médicos que se han arrepentido del aborto

Unas 300 personas, entre ellos varios médicos y enfermeras, han pasado en Colombia por...

5 propuestas para celebrar el Día de la Familia

Cada 15 de mayo se conmemora el Día Internacional de las Familias. Te presentamos...

PEREGRINA – cortometraje católico

PEREGRINA: Una joven inicia un camino en búsqueda de respuestas. Un encuentro inesperado le...

¿Por qué la Virgen de Fátima pidió a los tres pastorcitos rezar el Rosario?

El 13 de mayo de 1917, en su primera aparición a los pastorcitos en...