El Papa en el Ángelus: Superar la justicia humana y apostar por el amor gratuito

Este domingo, 24 de septiembre, el Santo Padre en su alocución antes de rezar la oración del Ángelus dijo que “la justicia que practicamos a veces no es capaz de salir de la jaula del cálculo y nos limitamos a dar según lo que recibimos, sin atrevernos a más, sin apostar por la eficacia del bien hecho gratuitamente y del amor ofrecido con amplitud de corazón”.

“A veces corremos el riesgo de tener una relación ‘mercantil’ con Dios, centrándonos más en nuestras propias bondades que en la generosidad de su gracia”, lo dijo el Papa Francisco en su alocución antes de rezar la oración mariana del ángelus de este 24 de septiembre, día en el que la Iglesia celebra la 109 Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado.

Una parábola que nos muestra los criterios de Dios

Al comentar el Evangelio (Mt 20,1-16) de este XXV Domingo del Tiempo Ordinario, el Santo Padre dijo que, la Liturgia del día nos presenta una parábola sorprendente: el propietario de una viña sale desde las primeras horas del alba hasta la noche para llamar a algunos jornaleros, pero, al final, paga a todos del mismo modo, incluso a los que han trabajado solamente una hora.

“Podría parecer una injusticia, pero no hay que leer la parábola a través de criterios salariales; más bien nos quiere mostrar los criterios de Dios, que no hace el cálculo de nuestros méritos, sino que nos ama como hijos”.

Dios es Aquel que sale a todas las horas para llamarnos

En este sentido, el Papa Francisco señaló dos acciones divinas que emergen del relato bíblico. En primer lugar, Dios sale a todas las horas para llamarnos; en segundo lugar, paga a todos con la misma “moneda”. Ante todo, Dios es Aquel que sale a todas las horas para llamarnos. La parábola dice que el propietario «al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña», pero después continúa saliendo a varias horas del día hasta el atardecer, para buscar a aquellos a los que nadie había incorporado al trabajo todavía.

“Comprendemos así que en la parábola los trabajadores no son solamente los hombres, sino Dios, que sale siempre, sin cansarse, todo el día. Así es Dios: no espera nuestros esfuerzos para venir a nosotros, no nos hace un examen para valorar nuestros méritos antes de buscarnos, no se rinde si tardamos en responderle; al contrario, Él a menudo ha tomado la iniciativa y en Jesús ‘ha salido’ hacia nosotros, para manifestarnos su amor”.

“Y nos busca a todas las horas del día que, como afirma San Gregorio Magno, representan las diversas fases y estaciones de nuestra vida hasta la vejez (cf. Homilías sobre el Evangelio,19). Para su corazón nunca es demasiado tarde, Él nos busca y nos espera siempre”

Dios paga a todos con la misma “moneda”

Y al comentar la segunda acción de Dios, el Santo Padre dijo que, Dios tiene el corazón tan amplio, y paga a todos con la misma “moneda”, que es su amor. He aquí el sentido último de la parábola: los jornaleros de la última hora son pagados como los primeros, porque, en realidad, la de Dios es una justicia superior.

“La justicia humana dicta ‘dar a cada uno lo suyo, según lo que merece’, mientras que la justicia de Dios no mide el amor en la balanza de nuestros rendimientos, de nuestras prestaciones y de nuestros fallos: Dios nos ama y basta, nos ama porque somos hijos, y lo hace con un amor incondicional y gratuito”.

El riesgo de tener una relación “mercantil” con Dios

De este sentido último de la parábola, el Papa Francisco advirtió que, a veces corremos el riesgo de tener una relación “mercantil” con Dios, centrándonos más en nuestras propias bondades que en la generosidad de su gracia.

“A veces también como Iglesia, en vez de salir a cada hora del día y tender los brazos a todos, podemos sentirnos los primeros de la clase, juzgando a los demás lejanos, sin pensar que Dios los ama también a ellos con el mismo amor que tiene para nosotros”.

Apostar por la eficacia del bien

Y esto también se vive en nuestras relaciones, que son el tejido de la sociedad, afirmó el Pontífice, la justicia que practicamos a veces no es capaz de salir de la jaula del cálculo y nos limitamos a dar según lo que recibimos, sin atrevernos a más, sin apostar por la eficacia del bien hecho gratuitamente y del amor ofrecido con amplitud de corazón:

“Yo cristiano, yo cristiana, ¿sé salir hacia los demás? Y, ¿soy generoso hacia todos, sé dar ese ‘más’ de comprensión y perdón, como Jesús me enseña?”.

Un amor sin medida

Finalmente, en el día en el que las Iglesia celebra la fiesta de Nuestra Señora de las Mercedes, el Papa Francisco pidió a la Virgen para que “nos ayude a convertirnos a la medida de Dios, esa de un amor sin medida”.

Papa Francisco: La humildad nos salva del maligno y del peligro de convertirnos en sus cómplices

En la Audiencia General de este miércoles 22 de mayo, el Papa Francisco reflexionó...

Condolencias del Papa por la muerte del presidente iraní Raisi

En un telegrama, Francisco envió sus condolencias al Gran Ayatolá Sayyed Ali Hosseini Jamenei,...

El Papa: ‘En China, la fe custodiada por el pueblo de Dios muestra el camino’

El Santo Padre recuerda el centenario del Concilium Sinense de Shanghai y anima a...