El Evangelio se anuncia caminando, no delante de las pantallas

Después de interrumpir su actual ciclo de catequesis durante la Semana Santa, Francisco reanudó hoy su reflexión sobre el tema “La pasión por la evangelización”.

“El Evangelio no se anuncia parado, encerrado en una oficina, en un escritorio o en una computadora discutiendo como ‘leones del teclado’ y sustituyendo la creatividad del anuncio por copiar y pegar ideas recogidas aquí y allá”, dijo el papa Francisco esta mañana mientras se dirigía a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro para la audiencia general habitual de los miércoles.

Ante 35.000 fieles, el Santo Padre prosiguió su ciclo de catequesis sobre la evangelización, meditando sobre “el celo evangélico” del que habla san Pablo en sus cartas. El obispo de Roma exhortó a los fieles a “seguir una sabiduría que no es de este mundo” y “a ponerse a disposición de la novedad del Evangelio”.

El pontífice recordó que el apóstol no ignoraba “el peligro de un celo torcido y en la dirección equivocada; él mismo había caído en este peligro antes de la caída providencial en el camino de Damasco”.

Citando un versículo de la carta a los Gálatas, Francisco invitó a cuidarse de “un afán mal dirigido, implacable en la observancia de normas puramente humanas y obsoletas para la comunidad cristiana. Se puede presumir de un falso impulso evangélico cuando en realidad se persigue la vanagloria o las propias convicciones”.

“El celo evangélico -continuó el Papa- es el soporte sobre el que se apoya el anuncio, y los heraldos son un poco como los pies del cuerpo de Cristo que es la Iglesia. No hay anuncio sin movimiento, sin ‘salida’, sin iniciativa. El Evangelio se anuncia moviéndose, caminando, yendo”.

Un anunciador debe estar libre de esquemas
El Papa citó luego el Libro del Éxodo y la Carta a los Romanos para indicar que es necesaria la prontitud en el anuncio de la Buena Nueva. En particular, Francisco subraya las cualidades de prontitud, preparación y alacridad. Todas características que se no se concilian con la dejadez “incompatible con el amor”, señaló.

Un anunciador está preparado para partir, y sabe que el Señor pasa de forma sorprendente; por tanto, debe estar libre de esquemas y predispuesto a una acción inesperada y nueva. Quien anuncia el Evangelio no puede estar fosilizado en jaulas de plausibilidad o en el “siempre se hizo así”.

No perder la ocasión de anunciar la paz
Una vez más, por tanto, el papa Francisco animó a asumir plenamente el estilo de la Iglesia “en salida”. Porque es importante “tener esta prontitud a la novedad del Evangelio, esta actitud que es un impulso, un tomar la iniciativa, un ‘primerear’, ir primero”. Por último, la recomendación de “no dejar escapar las ocasiones para promulgar el anuncio del Evangelio de la paz, esa paz que Cristo sabe dar más y mejor de como la da el mundo”.

Y concluyó: “Y por esto los exhorto a ser evangelizadores que se mueven, sin miedo, que van adelante, para llevar la belleza de Jesús, para llevar la novedad de Jesús que cambia todo. “Sí, Padre, cambia el calendario, porque ahora nosotros contamos los años antes de Jesús…” – “Pero también, cambia el corazón: ¿y tú estás dispuesto a dejar que Jesús te cambie el corazón? ¿O tú eres un cristiano tibio, que no se mueve? Piénsalo: ¿tú eres un entusiasta de Jesús, vas adelante? Piensa un poco…

Papa Francisco: La humildad nos salva del maligno y del peligro de convertirnos en sus cómplices

En la Audiencia General de este miércoles 22 de mayo, el Papa Francisco reflexionó...

Condolencias del Papa por la muerte del presidente iraní Raisi

En un telegrama, Francisco envió sus condolencias al Gran Ayatolá Sayyed Ali Hosseini Jamenei,...

El Papa: ‘En China, la fe custodiada por el pueblo de Dios muestra el camino’

El Santo Padre recuerda el centenario del Concilium Sinense de Shanghai y anima a...